Trabajo comunitario y sustentabilidad para una transformación social y educativa

Del Arca es una empresa social dedicada a promover la fraternidad en la economía y potenciar emprendimientos sociales, educativos y sostenibles de las comunidades.
Nuestro propósito es generar un modelo de trabajo comunitario replicable, sostenible e inclusivo posibilitando una transformación social y educativa que impulse nuevas relaciones del ser humano con sí mismo y con su entorno.

Este año, la caja Del Arca es mucho más que una caja: se transforma en un jardín de mariposas.

Una propuesta única que da la oportunidad a personas, empresas y organizaciones de contar con una opción innovadora y sustentable.
Diseñamos, desarrollamos y comercializamos una caja sustentable como alternativa de regalo empresarial o de fin de año que contiene productos de la economía social,  cooperativa o familiar, artesanales, orgánicos, agroecológicos o biodinámicos. Nuestras cajas están hechas con madera reciclada de pallets de descarte industrial y diseñadas para transformarse en jardines de flores nativas que alimentan y nutren a mariposas, abejas, aves y otros polinizadores equilibrando el ecosistema y protegiendo la biodiversidad.
Hacé tu pedido

Estos son los productos de la caja Del Arca 2021

Hacé clic sobre cada uno para conocer el detalle

El 15% de tu compra contiene dos donaciones, una a Merendeando y otra a la organización social o educativa que vos elijas.

Tu compra tiene valor económico porque estás posibilitando la sostenibilidad económica de proyectos sociales y educativos y apoyando la economía social, familiar y cooperativa. Tu compra tiene valor social porque estás promoviendo el trabajo comunitario y colaborando con el desarrollo de organizaciones sociales y educativas. Tu compra tiene valor ambiental porque estás protegiendo la biodiversidad y consumiendo de manera consciente, local y sostenible.

Nuestra historia

En 2018, la escuela Waldorf y autogestiva Arcángel Gabriel de la que formamos parte estaba cumpliendo sus seis años. Entonces, algunas familias de distintos años del Nivel Primario y de las salas del Nivel Inicial comenzamos a desarrollar emprendimientos para generar recursos que permitieran cubrir parte de los aportes económicos necesarios. A fines de ese año, un padre de otra escuela que solía comprar miel a uno de esos emprendimientos, nos solicitó 30 cajas que contuvieran todos los productos que estábamos comercializando por separado, hasta entonces, para regalarles a los empleados de su empresa. Fue difícil organizarnos, pero cumplimos con el pedido y nos dimos cuenta de que si nos uníamos podíamos potenciarnos.

En 2019 conformamos un grupo de trabajo integrado por referentes de grados y salas, y comenzamos a llamarnos “Del Arca” –el mismo nombre que ya tenía nuestro producto emblema, la miel-. Juntos definimos los objetivos para ese año: producir 300 cajas, aumentar la participación en el proyecto y llevar a cabo encuentros de trabajo comunitario para el armado de las cajas.

Al mismo tiempo, un pequeño grupo de familias, también de nuestra escuela, decidió relevar las necesidades de un merendero de la zona y comenzaron a recibir donaciones de alimentos en la puerta de la Primaria para los mismos. Se estaba iniciando, así, una organización social a la que llamaron “Merendeando”. Además, comenzaron a realizar jornadas de construcción de huertas, reparaciones edilicias y cuentos de mesa para niños y niñas que asisten a estos espacios. A los pocos meses, ya eran diez los comedores comunitarios y merenderos que acompañaban. Considerando estas necesidades, el grupo de trabajo de Del Arca decidió que el 10% de todo lo recaudado por la venta de las cajas en 2019 estuviera destinado a Merendeando, meta que alcanzamos.

En 2020 teníamos planes para seguir creciendo, pero nos encontramos con la pandemia. Esto no nos detuvo, teníamos que seguir adelante porque sabíamos que la situación iba a impactar negativamente en las personas que asisten a los merenderos, en nuestra escuela y, también, en otras organizaciones educativas y sociales. Entonces, planteamos los objetivos: fabricar 1200 cajas, integrar a las personas de los merenderos en el proceso productivo para generar fuentes laborales y donar el 20% de lo recaudado a Merendando y a otras catorce instituciones que se sumaron al proyecto como beneficiarias. Fue un desafío muy grande organizarnos especialmente durante la cuarentena, que solo nos permitía encontrarnos de manera virtual. Sin embargo, pudimos desarrollar protocolos para funcionar; nos capacitamos, estudiamos, nos preparamos y pudimos lograrlo sobre todo gracias al apoyo de esta comunidad.

Este año decidimos dar un gran salto: constituirnos formalmente como una empresa social. No somos una ONG ni tampoco una empresa tradicional. Somos una empresa social porque queremos generar recursos genuinos destinados a la educación y a la reducción de la pobreza.

La constitución legal nos permite seguir soñando y crear nuevas soluciones, dejando atrás el modelo de asistencia para pasar al modelo de potenciar y acompañar el desarrollo de todas las personas y organizaciones que trabajen con nosotros. Por eso, este año creamos el área de Impacto Social de Del Arca, que busca acompañar las necesidades de los merenderos y comedores, coordinar el trabajo social que realizan las y los jóvenes que asisten a nuestro secundario e impulsar a las instituciones que fueron beneficiarias en 2020 para que puedan pasar a ser productoras, desarrollando sus propios emprendimientos a través del trabajo comunitario.

Tomamos este año, el cuarto año, como un año fundacional y además de las metas de formalización e impacto social, nos propusimos: fabricar 2000 cajas, alquilar un galpón para transformarlo en un centro productivo, adquirir un apilador manual hidráulico o auto elevador, construir una línea productiva y generar tres puestos de trabajo remunerados. En todo esto seguimos trabajando de manera comunitaria.

Sobre Merendeando

Merendeando es una organización con destino de asociación civil sin fines de lucro que tiene el objetivo de colaborar con las necesidades básicas de un grupo de comedores de los Partidos de Escobar y Tigre que amorosamente se brindan a su comunidad. Se encarga de la recolección activa de donaciones de alimentos, indumentaria y materiales de construcción y los reparten con plena conciencia, involucrando a los destinatarios.

Sobre la pedagogía Waldorf

Cada vez hay más personas en el mundo que buscan una transformación del modelo educativo tradicional, entendiendo que es necesario educar reconectando al ser humano con el ambiente, con los otros y con sí mismo.

Actualmente, en el mundo, existen alrededor de 30.000 escuelas alternativas; en Latinoamérica, 3000 y, en Argentina, hay alrededor de 600. Estas escuelas, en general, se basan en modelos autogestivos, son Asociaciones Civiles sin Fines de Lucro fundadas y gestionadas por las mismas familias y docentes que las conforman, lo que implica fuertes desafíos económicos para la sostenibilidad y la inclusión social.

La pedagogía Waldorf nace de la propuesta educativa del filósofo Rudolf Steiner. Su plan de estudio, reconocido por la UNESCO desde 1979, se inspira y fundamenta en el conocimiento de la naturaleza humana y de cada una de las etapas del desarrollo evolutivo. Teniendo en cuenta esta concepción, una escuela Waldorf educa a niños, niñas y jóvenes desarrollando un currículo amplio que abarca al ser humano integral, considerando cuerpo, alma y espíritu. Se conjugan armónicamente actividades científico-humanistas, artísticas y prácticas que buscan guiar y estimular la voluntad, el sentir y el pensar. Los niños, niñas y jóvenes son el centro de la tarea educativa, todos los esfuerzos pedagógicos, institucionales y administrativos están destinados a ellos, creando un ambiente cálido y acogedor. Una escuela Waldorf es una institución laica y autogestionada dirigida a todas aquellas personas interesadas en la educación y que contempla la diversidad étnica, social, política, económica y la libertad religiosa y filosófica.

Ellos ya se subieron

Un regalo para nuestro equipo y para nuestros clientes. La calidad de los productos que recibimos y la belleza de la presentación fueron acompañados por algo mucho más importante: un sentido de profundidad y conciencia. Dentro de la caja había un significado.

Pablo BusconiLos Carpinteros

Conocí al equipo detrás y son maravillosxs. Además, la lógica detrás del desarrollo comunitario, apoyo a organización educativa / solidaria local y objetivo de escalar en otras comunidades similares de Latam. Que esto crezca, de manera consciente y ética 🙂

Tatiana BaigorriaMayma

Fue realmente muy bueno todo... los productos contenidos en la caja y la presentación, pero especialmente la motivación económica: un ejemplo en nuestro tiempo. ¡Felicitaciones!

Úrsula VallendorSenderos hacia la Libertad

Decidimos cambiar y no regalar las mismas cajas de todos los años con productos de supermercado. Estamos muy contentos con la decisión porque pudimos apoyar una buena causa y todas las personas que recibieron la caja la valoraron muchísimo.

Marina FarinolaMektron S.A.

¡Subite al arca vos también!

Hacé tu pedido

El bienestar de toda una comunidad de personas que en ella trabajan, será tanto mayor cuanto menos cada uno requiera para sí mismo el producto de su trabajo, es decir, cuanto más de este producto él ceda a sus semejantes, y cuanto más sus propias necesidades se satisfagan, no de su propio trabajo, sino del de los demás.

Rudolf Steiner